Pecho, dedo, mano (toma 1)

Me quedó dando vueltas una canción popular en el último viaje a San Clemente del Tuyú y me dije: “¿porqué no?”, y surgió este pequeño experimento, apenas un juguete para agilizar los dedos, pero que se deja escuchar. Falta ajustar un poco la mezcla, pero eso lo dejamos para otra sesión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *