Pecho, dedo, mano (toma 1)

Me quedó dando vueltas una canción popular en el último viaje a San Clemente del Tuyú y me dije: “¿porqué no?”, y surgió este pequeño experimento, apenas un juguete para agilizar los dedos, pero que se deja escuchar. Falta ajustar un poco la mezcla, pero eso lo dejamos para otra sesión.